jueves, 22 de noviembre de 2012

Síndrome del Intestino Irritable

¿Qué es?

El síndrome del intestino irritable (SII), más popularmente conocido como colon irritable, es un trastorno intestinal frecuente que puede causar cólicos, gases, distensión abdominal, diarrea y estreñimiento. 

Ciertos alimentos pueden desencadenar los síntomas del SII, al igual que el estrés emocional, las infecciones y traumas físicos.

El SII es uno de los motivos más frecuentes para acudir al médico, ya que afecta a 1 de cada 5 personas, aunque no todas lo tienen diagnosticado porque sólo una pequeña parte de estas acude al médico por estas molestias. Este síndrome normalmente comienza en la adolescencia, aunque puede presentarse a cualquier edad. Como curiosidad, es casi dos veces más común en las mujeres que en los hombres.

No es lo mismo que la enfermedad inflamatoria intestinal, que abarca la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa; ya que en el SII la estructura del intestino es normal.

¿Qué es lo que causa el SII?

Se desconoce la causa específica, aunque sí que se sabe que tiene un componente hereditario. Estas personas son más sensibles al dolor, el malestar y la saciedad en comparación con aquellos que no tienen el síndrome. 

Algunos alimentos, como la leche, el chocolate, la cafeína, las comidas con alto contenido en grasa, las comidas rápidas y las muy condimentadas también suelen desencadenar el SII. En algunos casos, jamás se encuentran los desencadenantes.

Puesto que los nervios del colon están relacionados con el cerebro, el estrés y los conflictos (como los problemas familiares, exámenes, exceso de trabajo...) pueden afectar el funcionamiento del colon al acelerar su ritmo y a la vez enlentecer el estómago (esto también le ocurre a las personas sanas, aunque con mucha menos intensidad).

¿Cuáles son los síntomas del SII?

Es frecuente presentar como mínimo dos de los siguientes síntomas durante por lo menos tres meses al año:
  • Dolor o malestar que se alivia después de la defecación.
  • Dolor o malestar acompañado por cambios en la frecuencia con la que se tiene que ir al baño.
  • Dolor o malestar acompañado por cambios en el aspecto normal de las heces. Algunas personas se estriñen y sus heces se endurecen (su tránsito es difícil); mientras que otras personas tienen diarrea.

¿Cómo se trata?

No hay cura par ael SII. Sin embargo, muchas cosas pueden ayudar a reducir los síntomas:
  • Cambios en la alimentación. Cuidar lo que comes ayuda a reducir o eliminar los síntomas del síndrome:
    • Evita tomar comidas muy copiosas, bebidas con cafeína, comidas muy condimentadas o con alto contenido de grasa u otras comidas que parecen desencadenar los síntomas. 
    • Las comidas bajas en grasas y ricas en proteínas pueden mejorar el dolor abdominal y la urgencia defecatoria.
    • Para mejorar la distención abdominal evita tomar alimentos flatulentos (alcachofas, coles, pimientos...).
    • Si tienes estreñimiento aumenta el consumo de alimentos ricos en fibra como la frutas, verduras, salvado de trigo... y de agua (toma 2 l diarios de líquidos)
    • Lleva contigo un diario de alimentación para determinar si ciertos alimentos o determinadas sustancias desencadenan los síntomas de SII; y posteriormente descarta de tu dieta los alimentos que sucesivamente te han causado trastornos.
  • Cambios en el estilo de vida y disminución del estrés. Si los síntomas parecen estar relacionados con el estrés, realiza técnicas de relajación (que te enseñen a respirar bien para relajarte), haz yoga, psicoterapia, o cualquier otra cosa que ayude a relajarte.
  • Ejercicio físico habitual. El ejercicio físico puede promover la buena digestión,   y por tanto va a mejorar el dolor abdominal y el estreñimiento. También es un modo excelente de liberar el estrés.
  • Medicamentos. En ocasiones los médicos recetan medicamentos para tratar los síntomas individuales del SII, por ejemplo, laxantes para aliviar el estreñimiento, medicamentos antidiarreicos, relajantes musculares o antidepresivos. Hoy día hay varios medicamentos nuevos dirigidos al neurotransmisor serotonina para tratar el SII. Habla con tu médico antes tomarte un medicamento de venta sin receta para los síntomas del SII.
  • Nuevas terapias con probióticos: Por ahora los únicos probióticos que parecen estar demostrando ser beneficiosos en estos casos son: Lactobacillus GG, Saccharomyces Boulardii y Bifidobacterium Infantis (aunque todavían se están estudando).
Aunque el SII puede ser incómodo y embarazoso, no causa problemas de salud graves. Con ciertos ajustes en la alimentación, estilo de vida y algunos fármacos se puede llevar una vida activa y sana.

Si quieres saber más sobre otras enfermedades del intestino pincha sobre ellas:

Enfermedad Inflamatoria Intestinal
Enfermedad de Crohn
Colitis Ulcerosa

7 comentarios:

  1. Muy completo, Mayca :)))) Me ha encantado.

    Como ya dije en su momento, yo soy una de esas "1 de cada 5" que padecen el SII y he de corroborar, punto por punto, todos los aspectos que has dicho, sobre esta enfermedad tan poco conocida, pero tan jodida (aunque pienso que la Colitis Ulcerosa, es bastante peor, por los sangrados que pueden producirse en las heces).

    Como puntualización, y tras haberme informado últimamente tras la última visita realizada al ginecólogo y al digestivo, debo decir que, en el caso de las mujeres embarazadas, el colon irritable puede acentuarse, hasta el punto de que el momento de dar a luz suele suponer un problema, hasta tal punto de tener que recurrir a las lavativas o a los antidiarreicos como el Fortasec (un momento bastante complicado, que puede tornarse mucho más incómodo).

    Existen también alimentos con alto contenido ácido, como el tomate y las naranjas, que pueden acentuar los brotes, pero sí es cierto que si recurrimos a un buen protector estomacal antes de proceder a su ingesta, sus efectos serán más livianos (en mi caso, uso el Nexium).

    El ejercicio, ayuda; y mucho, especialmente la cinta andadora, la bicicleta, el yoga, pilates, etc. Desde que estoy haciendo ejercicio constantemente, yo, por lo menos, me encuentro mucho mejor, y siento que me he regularizado un poco.

    Poco más que añadir. A ver si los lectores toman en cuenta esta enfermedad, que no es moco de pavo ;)))))

    Ah, y como última puntualización, cabe señalar, como señalé en una entrada anterior, que somos propensos a que se nos paralice el tracto intestinal. En ocasiones, puede ponerse en funcionamiento nuevamente con masajes en la zona del vientre; pero puede llegar un punto en que sea preciso la hospitalización y la abertura para proceder a la operación de la zona obstruida (yo, una vez, hace años, estuve a punto; lo recuerdo como uno de los peores momentos que pasé).

    GRACIAS POR ESTE ARTÍCULO!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que hayas sacado a relucir el tema de los masajes para cuando hay estreñimiento, porque es una terapia natural que suele tener muy buenos resultados (si la obstrucción es grave dejaros de masajes e iros por patas al hospital...). Tened en cuenta que este masaje debe darse de manera circular, y siempre EN SENTIDO DE LAS AGUJAS DEL RELOJ, ya que esta es la dirección que siguen las heces (y no queremos que se den la vuelta, verdad? :P ). Para que sea más efectivo se recomienda que se beba antes un vaso de agua o una infusión calentita (porque así aparte de estimular el peristaltismo aumenta la fluidez del bolo alimenticio). Está desaconsejado hacerlo antes de que pasen 2 h de la última comida. No se debería dar este tipo de masaje ni en las embarazadas ni cuando se tiene una sintomatología aguda de estreñimiento (fuertes retortijones).

      Eliminar
    2. Pues sí, lo del masaje es algo que el digestivo me enseñó cuando me diagnosticaron el SII (su diagnóstico, es igualmente difícil, y sólo puede realizarse con conocimiento de causa tras una exploración concienzuda, por medio de análisis de sangre, colonoscopia, enteroclisis y, en la misma colonoscopia, extracción o punción de la zona inflamada).

      Por cierto, en ocasiones, pueden confundirse los retortijones del estreñimiento con la acumulación de gases en la zona superior del vientre (ya hablamos de la zona del estómago), por lo que en ocasiones, es recetado un espasmolítico ("espacmostyl"), pero eso ya en los casos un poco más agudos; suele suceder en las épocas de mayor stress o mayor presencia de brotes, pero nunca ha de abusarse de ellos, pues pueden conseguir el efecto contrario.

      Eliminar
    3. ¡Gracias Sakura por compartir tu experiencia personal! Este tipo de información cuando proviene de alguien que ha pasado por eso no tiene precio ;)

      Eliminar
  2. Reconozco síntomas y sobretodo los elementos que lo agudizan en mi día a día, especialmente leche, café y nervios.

    En cuanto a la leche voy a probar qué tal la leche sin lactosa o la de soja, aunque sea bastante cara.

    No seré yo quien me autodiagnostique, pero, hay un hábito de los que se enumeran que quiero reducir no solo por mis tripas, sino porque estoy bastante enganchado, el café.

    ¿Hay alguna forma de estar espabilado sin tomar cafeína? Es que es tal la necesidad que noto 'síndrome de abstinencia". A partir del segundo día de no tomarlo aparece un dolor de cabeza bastante fuerte y persistente que cesa cuando al rato largo de volver a tomar café.

    ¿Es posible que las frutas ricas en vitamina C espabilen igual? He notado que los zumos naturales de naranja o los kiwis o fresas en rodajas con un poco de azúcar me ponen como un gremlin.

    ResponderEliminar
  3. Yo no me quitaría la leche del todo, porque si dejas de tomar lactosa, tu cuerpo va a dejar de fabricar las enzimas que se encargan de digerirla, por lo que al final te vas a volver totalmente intolerante. Además, la lactosa es lo que hace que el calcio se absorba mejor. Hay leche de vaca baja en lactosa, prueba con esa antes de pasarte a la de soja.

    Hay otros alimentos que tienen un estimulante homólogo a la cafeína, como son el té o el cacao. Aunque no es tan potente, y no te va a espabilar tanto, tampoco te deberían causar tantas molestias. Te recomiendo que le eches un vistazo a esta entrada donde hablo sobre el café y cómo evitar el síndrome de abstinencia: http://www.hastaelairemeengorda.com/2012_09_01_archive.html

    La vitamina C no es la responsable de que te espabiles cuando tomas un zumo, sino el azúcar de la fruta, puesto que el único combustible del cerebro es el azúcar. Cuando estamos en ayunas o han pasado muchas horas desde la última comida, la función del cerebro está enlentecida, ya que no le llega suficiente energía. Por eso cuando tomas un zumo, al no tener fibra que retrase su absorción, le llega un chute de azúcar a tu cerebro, y es cuando notas el "subidón".

    ResponderEliminar
  4. Con respecto a la leche, me he decantadé por la baja en lactosa de Mercadona y sip, llevo ya cinco días y hay mucha diferencia. Es que lo mío con mis intestinos era de broma, un ruidazo que parecía que no había comido en semanas, de pasar vergüenza en la biblioteca (truestory).
    Voy a ver lo del café que tal, al final voy a conseguir morirme sano ;P.

    ResponderEliminar