jueves, 1 de noviembre de 2012

Falsas alegaciones que promueven el consumo de suplementos

Debes estar alerta de reclamos publicitarios que promueven la toma de suplementos, porque por muy plausibles que suenen, con frecuencia estas declaraciones no tienen ningún respaldo científico. Es todo márketing para convencerte a tí, el consumidor, de que los necesitas.

Las razones (sin validez alguna) que enumero abajo, han ganado fuerza debido a que se han repetido entre amigos, en internet y por los medios audiovisuales:
  • Temes que los alimentos que se producen en los suelos de hoy en día están empobrecidos en nutrientes (una declaración muy común hecha por vendedores de suplementos).
  • Te sientes cansado y tienes fe en que los suplementos pueden proporcionarte energía.
  • Crees que los suplementos te van a ayudar a afrontar el estrés.
  • Deseas que tus músculos crezcan más rápido o sin necesidad de realizar más ejercicio físico.
  • Quieres prevenir o curar enfermedades "autodiagnósticadas".
  • Esperas que un exceso de nutrientes te producirá misteriosas reacciones beneficiosas, pero desconocidas, en tu cuerpo.
Hay personas que nunca deberían tomar suplementos por su cuenta, y son aquellas que tengan problemas de riñón o de hígado (debido a que son más susceptibles a los tóxicos que muchas veces acompañan a estos productos); así como aquellas que estén medicándose (ya que ciertos nutrientes pueden interferir con su acción), y los fumadores (que deberían evitar productos con betacarotenos, ya que aunque antes se les recomendaba para disminuir el riesgo de sufrir cataratas, que en esta población es mayor, les puede aumentar el riesgo de sufrir cáncer de pulmón y de próstata). Las embarazadas, aunque deben suplementarse en ciertas vitaminas y minerales, no deben tomarlos por su cuenta ya que la vitamina A en exceso es teratogénica (produce malformaciones en el feto).

Aunque de modo general se debería evitar tomar suplementos, porque tan perjudicial es el déficit de nutrientes como el exceso, hay ciertas circunstancias en las que los suplementos sí que están recomendados y nos van a ser de gran utilidad tanto para prevenir como para tratar algunas enfermedades, o simplemente para optimizar el estado de salud. Pero recordad que si estáis interesados en tomar algún suplemento nutricional,  siempre deberíais consultar primero con vuestro médico o nutricionista, y decirle por qué razones queréis tomarlo, y qué efecto esperáis que tenga en vosotros.