viernes, 26 de octubre de 2012

Consejos para reducir las grasas a la hora de cocinar


  • Retira toda la grasa visible de las carnes y la piel del pollo antes de cocinarlos. Si quieres puedes marinar la carne con especias o hierbas aromáticas.
  • Utiliza formas de cocinado sencillo, que no requieran mucho aceite: plancha, grill, horno, microondas...
  • Las ollas a presión ultrarrápidas permiten cocinar con poca agua, de esta manera se preservarán mejor todas las propiedades de los alimentos. Lo mismo sucede si utilizas una olla a vapor.
  • Utiliza papel de aluminio para cocinar carnes y pescados. Esta forma de envolver los alimentos (también conocida como "papillote") permite que se cocinen en su propio jugo. Para añadir más sabor se puede poner encima verduras troceadas, especias, hierbas aromáticas e incluso rociarlos con un poco de caldo o vino.
  • Cuando hagas estofados, prepáralos con antelación. Déjalos enfriar en la nevera y retira la capa de grasa con una cuchara o una espátula.
  • Si se desea añadir alguna salsa a una ensalada, recomiendo emplear una salsa a base de yogur natural edulcorado o queso batido 0 %,  rebajado con zumo de limón o vinagre, y añade cada día especias distintas para que cambien de sabor la salsa. Si también le añades un poquito de mostaza le da un toque muy bueno. También puedes probar con salsa de soja, añadiéndole alguna especia o hierba aromática.
  • Para preparar salsas de leche o queso utiliza leche desnatada o queso tipo parmesano. En la preparación de la salsa bechamel utiliza aceite de oliva o mantequilla baja en calorías y leche desnatada.
  • En la confección de platos que requieran salsa mayonesa, seleccione las que son bajas en calorías.
  • No compres salsas comerciales porque suelen contener grasas ocultas. La mejor salsa sigue siendo la salsa de tomate natural, que se puede hacer sin aceite a fuego lento y añadiéndole algunas hierbas aromáticas, como orégano, menta o tomillo.